viernes, 16 de septiembre de 2016

Aquellos días de feliz infancia



En Blanes, un invierno de sueños blancos y felices juegos.



Aquellos días de sol entretejido, de miradas luminosas y atónitas; de geranios y canciones en el patio de la casa, con notas de hierbabuena y risas, con olor a membrillo en los armarios.

Aquellas mañanas abiertas a la aventura, al estudio de las hormigas y los caracoles; tiempos de vestir y desvestir muñecos, de hacerles camitas ásperas y alimentarlos con cualquier cosa.

Aquellos juegos en las calles encharcadas, libres de asfalto, adornadas con truques y rayuelas, elíseos infantiles de bajo coste, rincones azotados por las deshilachadas combas, receptores de saltos infinitos, de carreras, sonrisas cómplices y tropezones.

lunes, 12 de septiembre de 2016

El mundo de la línea infinita: Reencuentro (Extracto)


Llegamos al fin de la serie, y te dejo aquí el extracto de la sexta y última historia de El mundo de la línea infinita. Espero que lo hayas disfrutado. Abajo enlaces a las otras cinco. 





—Quizá esté muerta —dijo el árbol.

—¡Oh, no digas eso! –gimió el pájaro azul.

—Preferiría equivocarme.

—¿Nadie ha venido a buscarla? —Observó un rato en silencio, y añadió— ¿Quién será?

—¿Es que no lo sabes?

—¿Tendría que saberlo? —respondió el otro sorprendido.

-—Tal vez sí. Te enamoraste de ella cuando era una niña.

El ave lo miró perplejo.

lunes, 5 de septiembre de 2016

El mundo de la línea infinita: Nostalgia (Extracto)


Seguimos con el extracto número cinco de El mundo de la línea infinita: Nostalgia. De los precedentes hay enlace abajo. 




Ramón fue el primero en acostarse; ella todavía se quedó un rato en el cuarto de baño. El espejo era un testigo fiel y sin concesiones. Se enjuagó la boca, se lavó la cara, y volvió a contemplarse: en su mirada, tras una neblina permanente, brillaba una llama lejana y enigmática; era algo cuya naturaleza no alcanzaba a comprender, ya que contrastaba abiertamente con su naturaleza alegre. “Nostalgia, le había dicho su marido en varias ocasiones. La primera fue siendo novios. Le extrañó aquel comentario, pues realmente no añoraba nada. Como Ramón insistía, le punzó la curiosidad. Buscó en el diccionario el significado de la palabra y halló dos definiciones posibles:

jueves, 25 de agosto de 2016

Bäsle, mi sangre, mi alma: el Mozart que nos robaron.





He pasado el último mes leyendo las Novelas reunidas de Miguel Ángel de Rus, un grueso volumen que recopila cinco de sus novelas escritas en los últimos veinte años: 

Europa se hunde
Dinero, mentiras y realismo sucio
Cuando entregarme a los hombres era la única venganza
Patria
Bäsle, mi sangre, mi alma

Esta colección me ha proporcionado muchas horas de plácida lectura, y cada obra, a su modo, ha logrado despertar mi interés y mi admiración. Sin menoscabo de las cuatro primeras, que tal vez aborde en otra ocasión, reseñaré hoy la última de todas las citadas, solo porque además de su gran calidad percibo en ella cierto cambio de registro, un regusto más acentuado de su genuino clasicismo moderno.

lunes, 22 de agosto de 2016

El mundo de la línea infinita: Fronteras (Extracto)

Cuarta entrega de cortes de El mundo de la línea infinita, Fronteras. Quedan dos.





Érase un pájaro chiquitín, volando en un parque grande, muy grande. 
Érase un pajarín coqueto, con plumas de color azul, muy azul. 
Érase un pájaro chicuelo que vivía en un árbol viejo, muy viejo. 
Érase un pajarito muchísimo más que bonito. 

miércoles, 17 de agosto de 2016

El faro


Con mucho cariño, me permito un pequeño detalle para mis amigos y grandes artistas, Salvador Robles Miras y Jesús Acebedo Piano, que han unido su talento en un disco a punto de salir al mercado, y deseándoles mucha suerte. Intento, (solo intento), recrear un botón de muestra, pidiendo a ambos perdón por la deficiente calidad del audio. (Ilustración: Mariaje López)

En Ivoox hay más audios de La Casa de las Mil Voces, para quien guste escucharlos. 





martes, 16 de agosto de 2016

El mundo de la línea infinita: Miedo (Extracto)


Tercera entrega de extractos de el mundo de la línea infinita, serán seis. Esta vez la ilustración sí es de Marta Virseda, pero NO corresponde a este libro, sino a la cabecera de mi página web Tu escritora personal. Junto al árbol se ve mi logotipo, que es la figura humana. ¿Verdad que es bonita la ilustración?



Ilustración: Marta Virseda


Fiel a su costumbre, el árbol observaba respetuosamente cuanto sucedía a su alrededor. Tenía cuatrocientos años… puede que más, y los había vivido casi todos en un extenso parque urbano junto a otros muchos árboles más jóvenes que él. Le resultaría muy fácil averiguar su edad exacta contando el número de anillos de su tronco, pero sólo imaginarlo le provocaba escalofríos; para eso tendrían que cortarlo, o en el mejor de los casos perforarle el tronco con una barrena y extraerle un cilindro de carne, lo que seguía juzgando espantoso. Existía otra posibilidad menos drástica: mirarse por dentro (los árboles saben cómo hacerlo), y contarse los anillos él mismo, lo que sopesaba con desgana estimando que éstos eran demasiados y que no le urgía averiguarlo. Algunas noches lo intentaba, pero llegando al número cien empezaba a entrarle mucho sueño.

—Unos pocos años más o menos —se decía entre bostezos— ¿Qué tanto le da a un viejo reviejo como yo? 

lunes, 8 de agosto de 2016

El mundo de la línea infinita: Separación (Extracto)

Segundo extracto de El mundo de la línea infinita, una pieza que consta de seis historias entrelazadas. Te ofrecí el primer corte la semana pasada, aquí.

Nota: Las imágenes no son las de Marta Virseda, pues ella no las ha terminado aún.





Luz y oscuridad… oscuridad y luz; cuando nunca se abren los ojos apenas hay diferencia.

Se movía despacio envuelta en la negrura, mas no experimentaba ningún miedo. Jamás vino nadie a molestarla, y si alguien lo intentó, ni llegó a enterarse; bastante tenía con navegar los sueños flotando en la penumbra de su mar tranquilo.

lunes, 1 de agosto de 2016

El mundo de la línea infinita: Unidad (Extracto)


Te dejo aquí un extracto de otro libro pendiente de publicación, del que no te he hablado todavía, y que aguarda los últimos retoques de la ilustradora Marta Virseda. Se titula El mundo de la línea infinita, es para niños; y quizá no tan niños con su anhelo intacto. 

Nota: la actual ilustración no es de Marta, sino una imagen libre de internet. 





Amanece en el mundo de la línea infinita. El sombrero cantor duerme tranquilo entre los rizos de una niña rubia, cuando toca sus plumas el primer rayo de sol. Abre los ojos despacio, se estremece un instante y respira hondo, ensanchando el diminuto vientre azul. En sus pupilas aun tiemblan las estrellas, y en su garganta vibra la música del universo.

martes, 26 de julio de 2016

Los tirabuzones de Lovecraft



Howard Phillips Lovecraft 



Le he pedido a mi madre que me corte el pelo. Bueno, se lo llevo pidiendo desde los tres años, pero hoy, ya con seis, se lo he exigido. Quiero usar pantalones y no volver a ponerme un vestido nunca más. A ver si los mayores dejan de llamarme rayito de sol por el azul de mis ojos y esos melifluos bucles dorados que adornan mis hombros.