jueves, 27 de noviembre de 2014

George Barbier: Un mago del Art Déco.







Cuando pienso en George Barbier el primer adjetivo que me viene a la mente es elegancia, y junto con él, conceptos como armonía, exquisitez, sofisticación, equilibrio de formas y colores, gracia, y magia. Porque Barbier era un mago del Art Déco.
  
George Barbier nació en la localidad francesa de Nantes, el otoño de 1882. No se conoce mucho de su vida privada, pero su obra como pintor, diseñador de moda y de vestuario escénico, joyería, vidrio y papel pintado, y sobre todo su legado como ilustrador de la corriente Art Déco es bien conocido y ensalzado. 

Murió en París, corriendo el año 1932, a los 49 de edad, dejando tras de sí una gran producción, siempre en la vanguardia de la época. Formaba parte de un círculo de artistas que la revista Vogue llamó Los Caballeros del Brazalete, por el elegante y poco ortodoxo estilo que sus miembros observaban en costumbres y atavíos




Le fascinaban los vasos griegos, las miniaturas indias, el arte oriental, los dibujos de Aubrey Beardsley y las pinturas de Léon Bakst, dos revolucionarios del arte en su época.

Barbier creó diseños para el vestuario del ballet ruso, con el gran Nijinsky en cabecera de cartel, para el Folies Bergére, junto al mítico Erté, hizo colaboraciones regulares en la revista L'Illustration, trabajó con el joyero Cartier, ilustró textos de Baudelaire, Théophile Gautier, Alfred de Musset y Paul Verlaine entre otros.

Su Almanaque de las modas pasadas, presentes y futuras, titulado  Falbalas et Fanfreluches (traducido significa: Volantes, volantes y más volantes), es considerada su obra maestra. Otro trabajo muy aclamado fue su vestuario para la película Monsieur Beaucaire, con el adorado Rodolfo Valentino de protagonista. Está en You Tube por partes si quieres curiosear.

Me complace presentarte algunas de las obras de George Barbier.


jueves, 13 de noviembre de 2014

Desafío


Foto: Mariaje López



Sólo vivimos una vez, pero hoy he sido consciente de que sucede así todo el tiempo
Y me he preguntado si algún día me sentiré preparada para aceptar el desafío 
de vivir eternamente en cada instante.




Mariaje López.
Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Viñetas cotidianas de barbarie y desamor.

Pintura: Manos de anciana - Óscar Jiménez


Contábase la anciana las quejas de sus huesos, restaurando tiempos no vividos, levantando paraísos huecos. Fugaces dichas que juegan a esconderse, ajenas al insensible lastre de los días yermos.





Un día vio a su madre en el patio de la casa, tijera en mano, recortándole las alas a un jilguero. Un hilo atado a la pata y lo encadenó a la ventana. Lo mismo le había pasado a ella, pero jamás lo supo. Ni quiso saberlo cuando pudo. El animal murió a los dos días; supuestamente de pena. Ella continuó viviendo, supuestamente.


 


Contábase la anciana cuentos a su oído amables, despreciando la sonrisa esquiva y sorteando el duelo de los besos muertos, tallando con el cincel del miedo falsas dichas, cayendo sin advertirlo en el azul, oscuro y lento, de los días marchitos... y ciegos.


Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.